Default economico costa rica
Por Katherine González

Costa Rica antes de un Default Económico

12 Oct, 2020 | Artículos, Blog

Déficit Fiscal

Llevamos cerca de 40 años con deudas con el Fondo Monetario Internacional; después de la crisis del 80 con la administración Carazo Odio, la deuda ha aumentado por pagar solo intereses y no amortizar al principal, esto sumado a los excesos del gasto público de las últimas décadas, inversión en salud, educación e infraestructura muy necesarias y el lento crecimiento de los ingresos sanos, volvió inmanejable nuestro déficit fiscal (8.6 % del PIB) y por ende nuestra deuda externa.

Y ahora, como gota que derrama el vaso, la pandemia muestra la cruda realidad que estamos viviendo con incremento del desempleo a tasas superiores del 25%; claro está que, se deben tomar decisiones para solventar este desequilibrio económico. 

Alternativas técnicas para solución de deuda externa.

Costa Rica tiene 2 alternativas, ambas con un alto grado de riesgo, el primero corresponde a una propuesta con cambios estructurales para mejorar el desarrollo económico para pagar amortizar la deuda externa y reducir el déficit fiscal; y el segundo camino es optar por un default económico. 

Hoy miramos al Gobierno naufragando en la primera alternativa, ya que ha visto con facilidad  la  asignación de más impuestos “temporales” como solución; sin tomar cuenta que alejaría la inversión extranjera, elevaría el costo de vida de los costarricenses y provocaría contracción de la economía; ve con poca consideración cambios estructurales como, el recorte material del gasto público, eliminación de las anualidades y pluses a puestos públicos, mirando como “tabú” o prohibición la venta de activos tales como el Instituto Nacional de Seguros, Grupo ICE o Banco de Costa Rica, pensando que sería “vender el país a manos extranjeras”; pero  esto  podría reducir del 60% al 70% de la deuda actual.

Costa Rica aún está a tiempo para no entrar en Default que pueda provocar aún más inestabilidad, pero se tienen que tomar medidas más asertivas.

¿Qué es un default?

En términos de economía, el concepto de Default corresponde a la decisión que toma un Gobierno de no pagar la deuda externa, el Default es el paso antes de la determinación de insolvencia de un país, se refiere a convocar a los acreedores y hacer convenios de pagos y evitar así la bancarrota, donde sí nos veríamos obligados a liquidar activos.

Existen dos tipos: el Default Técnico, que es cuando el Gobierno por cuestiones técnicas no puede hacer frente al pago de los intereses o de las amortizaciones de la deuda, por ejemplo, el Gobierno tiene solvencia, por tanto, tiene un activo valioso como el INS, pero por cuestiones técnicas no puede venderlo; por lo que, no puede utilizar ese dinero para amortizar la deuda, caería entonces en un Default Técnico.

El Default Táctico por otro lado, corresponde a la creación de una estrategia para continuar con el pago de intereses de la deuda, pero tácticamente prefiere retomar la deuda reestructurarla con otros intereses más altos y otros plazos en un tiempo posterior, por ejemplo, el Gobierno crea una estrategia para reestructurar la deuda, con una tasa de interés y un plazo mayor comenzando a pagar en enero del 2022.

De ambas formas, si Costa Rica incurre en el Default tendría que asumir las consecuencias de un país que no es capaz de pagar sus deudas. Es usual que cuando un país entra en Default cae en una exclusión de los mercados internacionales, ya que la próxima vez que solicite fondos, los mismos tendrán una tasa de interés mayor comparado a otros países.

Esto debido a que tendría un mayor grado de riesgo, y como es conocido, a mayor riesgo mayor tasa de interés y degradando la imagen del país con malas calificaciones de riesgo país.

Costa Rica aún está a tiempo para no entrar en Default, que pueda provocar aún más inestabilidad, se tienen que tomar medidas más asertivas, como posibilidad de venta de activos, recortes en gastos extraordinarios del sector público, la disminución de la evasión al Fisco y eliminación de exoneraciones injustificadas. Quedar bien con los diferentes sectores económicos es imposible, pero está, aún más claro lo que tiene que ser prioridad para el país, y la prioridad debe ser el pago a la deuda externa sin incremento de impuestos que afectan la economía del pueblo.

Katherine González

Katherine González

EAS LATAM

Analista Financiera. Experta en Modelos de flujos de efectivo y valoración de activos.

Otros Artículos

Más información