Por Jason Madriz

Los precios de transferencia

2 Oct, 2020 | Artículos, Blog

En Costa Rica, este término cada vez toma mayor fuerza con la reestructuración a la legislación fiscal y para ello, la Resolución DGT-R-16-2017, estipula la obligación de informar a la Administración Tributaria sobre las transacciones que tienen con empresas vinculadas o relacionadas entre sí, y los requisitos que deben de cumplirse.

En el pasado, a principios del siglo XX, las empresas internacionales desarrollaron estrategias para aumentar sus ganancias y disminuir riesgos por medio de la transformación en sus actividades productivas, comerciales y financieras, adaptando técnicas entre distintas empresas que conformaban un mismo grupo multinacional o tenían vinculación patrimonial por pertenecer al mismo propietario.

Al ver la iniciativa, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (en sus siglas en inglés O.C.D.E.), dictó los lineamientos basados en la normativa que constituyen una guía para los países asociados.

Esta guía establece legislaciones armónicamente en precios de transferencia y también ayuda a las empresas a evitar riesgos de sufrir ajustes impositivos por administraciones de diferentes países, a esto se le denominó “Transfer Pricing Guidelines”.

Pero bueno, ¿qué son los precios de transferencia?

Según la O.C.D.E., son aquellas transacciones entre sí con empresas vinculadas o relacionadas, con el objetivo de erosionar la base imponible de un país, en otras palabras, los propietarios de empresas multinacionales, se discurrían técnicas necesarias para evitar pagar impuestos mayores en países donde la legislación era más estricta que otras, donde los tramos de impuestos eran inferiores al país en el cual se generó la renta bruta.

Es tan difícil esta situación, que los países que carecen de una legislación tributaria actualizada y que erosionan las bases imponibles, son considerados “Paraíso fiscal”.

En la actualidad, nuestro país se encuentra asociado a la O.C.D.E. el cual, uno de los requisitos para pertenecer, era mejorar su legislación tributaria, para ello, a finales del 2018, se reformó con la Ley al Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Ahora bien, no todas las empresas relacionadas o vinculadas tratan de ocultar impuestos, ya que efectivamente son empresas que mantienen relaciones comerciales y frecuentan el traspaso de bienes y servicios como parte de su actividad ordinaria, sin embargo, en varios estudios, se identificó que no existía libre competencia entre sí.

Y ¿qué es Libre Competencia?

En economía básica, el principio de libre competencia o conocido como ¨Arm’s Length¨, es un término referido en un mercado competitivo, en el que su enfoque sea un precio de transferencia de bienes o servicios imparciales, donde las fuerzas del mercado determinen normalmente las condiciones de sus relaciones productivas (oferta y demanda).

Transacciones entre sí con empresas vinculadas o relacionadas, con el objetivo de erosionar la base imponible de un país.

– O.C.D.E.

Esto quiere decir, que una empresa o persona no pueda tener ganancias excesivas comprando un producto con un precio menor y vendiéndolo a un precio alto.

En la fiscalidad internacional, este principio es el precio que podrían pactar dos empresas independientes en la venta de bienes tangibles, intangibles, provisión de servicios y acuerdos financieros. Este término lo utiliza la O.C.D.E. en el artículo 9 del modelo de convenio para evitar la doble imposición.

Por lo tanto, reestructurando las legislaciones internacionales se ha podido evitar fraudes fiscales.
 

Pero, ¿cómo sabemos si la empresa que represento necesita un estudio de precios de transferencia?

Para que una empresa sea categorizada en cumplir con el requisito de estudio de precios de transferencia, solo deben existir transacciones entre ella y una empresa vinculada o relacionada, perteneciente al mismo grupo económico.

En Costa Rica, la Administración Tributaria no ha empleado el formulario con el cual se debe de llenar la información de este tipo de transacciones, sin embargo, si se realiza una auditoría fiscal, dicho estudio podría solicitarse para poder aceptar ese ingreso o gasto, según sea el caso.

En otras palabras, aunque no haya una solicitud formal para enviar la información, la obligación existe y la Administración Tributaria lo solicitará cuando se crea conveniente.

 

En la experiencia, se ha visualizado empresas con la necesidad de proteger sus activos, con el fin de generar algún beneficio tributario, desde préstamos entre compañías, sin contrato, sin un cumplimiento de pagos; hasta compañías que se traspasan dinero por regalías con la descripción de “uso de marca”, dicha palabra es conocida para erosionar la base imponible.

Por lo tanto, si usted es empresario de un grupo económico, tenga en cuenta que cada transacción debe estar respaldada por un documento, que avale la veracidad de ese egreso y exista la necesidad para generar más ingresos; un estudio de precios de transferencia podría salvarle de multas e intereses y de un proceso largo y muy costoso.

Jason Madriz

Jason Madriz

EAS LATAM

Vicepresidente senior y especialista financiero.

Otros Artículos

Más información